Señales para reconocer a un “golpeador en potencia”

Señales para reconocer a un “golpeador en potencia”

1
861
0
Chicas

Es lamentable que en pleno 2019 tengamos que seguir hablando de maltrato hacia la pareja, principalmente hacia las mujeres. Ninguna forma de violencia es admisible pero la peor de todas es la que recibes de quien dice amarte.

Por eso lo ideal es reconocer los rasgos de una personalidad violenta que probablemente solucione sus problemas con golpes.

Revisa este listado de alertas para detectar la agresividad que puede terminar en violencia física y no permitas que un golpeador haga parte de tu vida:

Celoso y controlador, ese hombre que sospecha de todo, necesita tener vigilado lo que haces y con quien tratas, que se molesta por pequeñas cosas. Puede llegar a pedirte acceso a tus redes sociales, teléfono y saber cada paso que das.

Asume papel de víctima, es el ‘pobrecito’ en todo, todo lo que le pasa es culpa de otras personas, se justifica en cada acto y situación. Suele hablar mal de los demás y hacerse ver como un ser incomprendido.

Grita y se exaspera por situaciones que no son tan graves y que pueden tener un mejor manejo, su estado de ánimo es muy voluble.

Monopoliza el dinero, puede que no sea el único que trabaja pero sí es quien define como se debe gastar el dinero, busca tener control de todo movimiento financiero y procura no dejarle a su pareja libertad económica.

Depresión y negación, normalmente son personas que viven sumidas en estados depresivos, aparentan estar bien y relacionarse por momentos, pero la mayor parte del tiempo se sienten incómodos con los demás. Ellos no creen tener un problema, lo disfrazan como parte de su personalidad “esa es mi forma de ser”.

Es violento con otros, sobre todo con animales, empleados o niños a su cargo que son indefensos ante su fuerza y autoridad, no necesariamente llega a los golpes pero los trata mal de palabra y de gestos, humilla y menosprecia. Golpea las cosas, tira todo cuando está molesto, rompe cosas, se golpea a sí mismo; aunque no llegue a golpear a su pareja en esas reacciones, es cuestión de tiempo.

Alcohol y drogas, el abuso del alcohol y el consumo de drogas imposibilita el autocontrol, exagera las reacciones y lleva a las personas a estados de violencia que difícilmente acaban bien.

Doble cara, cuando están con otras personas es sociable y divertido, pero en privado es grosero, impaciente y de mal genio.

Pasión por las armas, tener fijación por las armas hasta el punto de tener las suyas propias, hace que justifiquen su uso y una persona con un arma siente que puede usarla.

Exige las relaciones sexuales, aunque su pareja no desee tener relaciones, las exige y se molesta si no sucede cuando lo desea, se muestra déspota y de mal humor hasta que le dan lo que está exigiendo.

, las mujeres también pueden ser violentas, muchas veces la agresión no es física pero sí verbal y en la imposición de su voluntad con chantajes, cuando agreden físicamente se apoyan en objetos. Sin embargo, 19 de cada 20 casos de abuso es hacia mujeres, por eso aunque estamos de acuerdo en que la violencia no es aceptable hacia nadie, en esta nota hacemos énfasis en la vulnerabilidad social de la mujer ante la violencia de su pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *