No le tengas miedo al blanco, sácale el mejor provecho

No le tengas miedo al blanco, sácale el mejor provecho

1
1142
0
moda

En verano, en climas cálidos, en eventos al aire libre, se nos pasa por la cabeza vestir todo de blanco, combinar una prenda blanca y estampada sobre este color. Pero surge el miedo a vernos con sobrepeso, deslucir en la ocasión o incluso lucir translúcidas, por eso queremos darles los tips a tener en cuenta para vestir de blanco y lucirlo con elegancia.

La ocasión: el color blanco no es la mejor opción para las bodas, salvo que explícitamente lo indique la invitación; para graduarte o en algún evento donde eres el centro de atracción, no es la mejor elección tampoco, ya que envía un mensaje inconsciente de religiosidad y pudor que puede no ser el adecuado para la situación. En el gym y en la playa, en especial si te vas a bañar y untar aceites, tampoco es recomendable.

La transparencia es una realidad: solo las telas muy gruesas como la tela de jean puede evitar que se noten los colores de tu ropa interior, aunque parece que es socialmente aceptado que se noten algunas modas como el brasier. No te recomendamos usar nada de colores debajo de la ropa blanca, le resta valor al color, pierde el interés en el diseño de lo que llevas puesto y solo se enfoca la atención en tu ropa interior. La sugerencia es usar interiores del mismo tono de la ropa o nude, nada de estampados y preferiblemente modelos recatados que te permitan lucir la ropa exterior. Los pantalones se ven mejor usando medias veladas que no dejan ver detalles de tu piel.

Verse gorda en ropa blanca: no es del todo un mito pero tiene más que ver con el tipo de ropa que con el color, en realidad el blanco si atrae más luz y eso da sensación de volumen pero en la ropa de telas que caen y holgadas, el efecto es de jovialidad, sencillez, elegancia, en ningún caso de gordura. Solo cuando la ropa es muy ajustada y su proporción en relación al cuerpo es inadecuada, te ves gorda y eso no es culpa del color.

Pulcritud: si vas a vestir de blanco que sea de verdad blanco y no amarillento por el uso, ni que parezca gris de la suciedad; el blanco solo el elegante si se ve realmente limpio, bien cuidado, la ropa está en buen estado. Cualquier mancha o arruga se va notar mucho más así que cuida los detalles.

Combina con todo: eso es verdad, el blanco es un básico, “el nuevo negro”, el contraste con accesorios de color, combinar con azul, café, negro, o beige, siempre es ganador. Los colores plateados y dorados son ideales para combinarlos con el blanco, tanto en ropa como en accesorios, aunque el dorado principalmente hace que se destaque más.

No lo uses en “tus días”: la publicidad de toallas y tampones promete mucho pero no vale la pena estar incómoda, insegura y arriesgarte cuando perfectamente te puedes vestir de blanco otro día que tengas mayor comodidad.

Ojo con el sudor: si la ropa mojada se ve mal o tienes idea de lo desagradable que puede verse la blanca, se pega y transparenta mucho más siendo obvio y de mal gusto, si vas a sudar, mejor el blanco déjalo para otro día.

Cuando uses pantalones o faldas blancas es recomendable utilizar tacones o zapatos altos: para que tus piernas se vean más largas; aunque el blanco combina con todo, unos zapatos color beige serían ideales.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *